Visitando a mayores y enfermos

Hemos recibido de él este mandamiento:

Quien ama a Dios, ame también a su hermano.

(1 Jn 4,21)

Tú que eres enfermo o mayor

Si necesitas que la Parroquia esté cerca de ti, llama al despacho parroquial nº de Teléfono: 91 569 00 55, nos pondremos en contacto contigo y veremos juntos el modo de acompañarte.

Tú que quieres que la fraternidad de la parroquia salga más allá de sus paredes,

Ponte en contacto con nosotros y dinos tu disponibilidad y los miembros del grupo te ayudaremos a participar es esta actividad que te aproximará a alguno de los más débiles de nuestra comunidad para compartir la caridad de Cristo.

Visita nuestra página «Ayúdanos» y rellena el formulario

nuestra misión

¡La comunidad parroquial no puede dar la espalda a los más débiles y limitados!

La Parroquia de san Fulgencio y san Bernardo tiene como proyecto formar una comunidad cristiana en la que, en torno a la experiencia de fe, sus miembros compartamos nuestras vidas.

Gran número de las actividades parroquiales tienen este objetivo. Sin embargo, muchos cristianos no pueden participar de estas actividades; su edad avanzada, sus limitaciones o enfermedades se lo impide.

¡La comunidad parroquial no puede dar la espalda a los más débiles y limitados!

La visita y atención de los mayores y enfermos es responsabilidad de toda la Parroquia. Sin embargo, en nombre de la comunidad parroquial, existe un grupo de visitadores de mayores y enfermos que estamos pendiente de aquellos que demandan una especial atención, y de este modo, prolongamos la fraternidad cristiana hasta las casas de nuestros hermanos más débiles.

El grupo de mayores y enfermos es muy plural; hay varones y mujeres, personas mayores y de mediana edad, ¡Ojal que haya algún joven! Nuestra tarea es la de estar atentas a las personas que demandan la cercanía de la Parroquia. Las llamadas de teléfono, las visitas regulares, la comunión y la celebración del perdón, son las acciones por las que testimoniamos el amor de Cristo, no solo a las personas que visitamos, sino también a sus cuidadores y familiares.

acompañando

Al servicio de los que lo necesitan

En la Parroquia hay un grupo de visitadores de mayores y enfermos que cuidan y atienden a los que lo necesitan con llamadas, visitas al domicilio, la comunión y la celebración del perdón.

Formar parte del grupo de la Parroquia que visita a las personas mayores y enfermas me ha permitido conocer la soledad, las dolencias y enfermedades que sufren muchas de ellas. Sin embargo, al observar la paciencia, la fe y la alegría con que viven sus
situación me ha permitido que deje de pensar en mí y quite importancia a las pequeñas contrariedades que me puedan surgir en mi dicha cotidiana.

Es un verdadero acto de amistad el que vivimos cuando visitamos a las personas mayores y enfermas de nuestra Parroquia. El acompañamiento que les damos es la oportunidad de que ellos compartan con nosotros sus ilusiones e inquietudes y que
nosotros podamos hacerles participe de la fraternidad de nuestra Parroquia, que es la suya.

Carmen Lorenzo