El fin de semana del 3 al 5 de noviembre la parroquia organizó un retiro de Emaús. 25 mujeres caminaron por el camino de Emaús.

Compartimos a continuación algún testimonio de lo que sucedió allí que nos dan una pequeña idea de cómo el Señor se hace presente en estos retiros.

Caminar ha significado la Salvación en mi vida. Emaús me ha enseñado a perdonar, a agradecer y la salvación. Me ha llevado al Señor, ha hecho que vuelva a abrir mi corazón a Dios. Él siempre ha estado ahí, siempre ha sido Él, solo que yo no lo he sabido ver, ni sentir…
Ahora me siento la mujer más amada del mundo por Él, tengo mi corazón lleno de un amor infinito e incondicional que nadie te puede dar nada más que Dios.
Estoy agradecida a Dios por poner en mi camino a “ángeles de luz” como servidoras, porque gracias a ellas vuelvo a caminar al lado de Jesús día a día.
“Quien ama a Dios, todo le sucede para su bien”
Marina Olmeda

De lo mejor que nos puede regalar Dios es tener una Familia. Cuando se hace el retiro del Camino de Emaús, al finalizar, te das cuenta de que hay otra familia. Cómo nos quiere Dios ¡¡que nos dobla el regalo!! Y en las familias que rezamos unidas la unión es más fuerte. Así salimos del Camino de Emaús, ¡más fuertes!
¡Gracias, Jesucristo!
¡Gracias, hermanas de Emaús!
¡Gracias, P. Pedro y P. Raúl!
Charo Buendía

En el retiro de Emaús he descubierto que Jesús está con nosotros, en nuestro corazón, para recorrer el camino juntos. El camino que tenemos que recorrer se hace más liviano.
Mª Teresa Mollejo

El retiro de Emaús ha sido una experiencia mágica y única. Un encuentro vivo, lleno de luz, un encuentro profundo y verdadero de amor con Dios a través de una transformación espiritual de confianza, donde, en Él, se puede recomenzar de nuevo, haciendo todas las cosas posibles✨
Leonor Echave-Sustaeta

El retiro ha significado para mí un profundo encuentro con el amor de Dios y una transformación en mi vida. He pasado de la oscuridad en la que vivía a la luz esplendorosa que Dios ha puesto en mí😍🦋. Dios es el centro de mi vida.
Gracias a él me he vuelto a acercar a Dios y a mi vida de fe.
El Señor, con su amor, ha cambiado mi vida.
Isabel Gómez

27 mujeres acompañaron a estas caminantes sirviéndolas y orando por ellas. Ellas nos escriben:

 

Dad gratis lo que habéis recibido gratis, esa era mi motivación inicial de ayudar en los retiros de Emaús, pero he seguido recibiendo. Este retiro ha sido para mí un paso más en mi camino de reconocer a Dios más cerca, más dentro, de lo que había imaginado. Ha sido un placer haber podido ser Su instrumento para llegar a las mujeres que caminaban. Un placer también haberle reconocido en las personas que allí estábamos. Sin duda, si Dios quiere, repetiré.
Susana Vela

Servir en Emaús es un regalo. Es comprender y disfrutar de la grandeza del Espíritu Santo. En el camino de Emaús he visto como mi corazón se ha ido transformando gracias al amor de Dios que he recibido.
Marisa Medina

Ser servidora en el retiro de Emaús ha sido la experiencia más cercana a la acción de la suegra de Pedro. No son necesarias las palabras cuando Él sana tu alma…tú solo puedes facilitar la sanación de otros.
Isabel Agudo