Un paso al frente

Edificios admirables, esculturas imponentes, pinturas y cuadros sobrecogedores, tienen en común la valiosísima entrega de sus autores. Las obras de arte no lo son por la cantidad de horas que sus autores les dedicaron, sino por lo que en esas horas se trabajó en ellas. Por lo sucedido durante todo ese tiempo. ¿Y la Iglesia? ¿Qué hace valiosa a la Iglesia?

Somos una obra maestra de Cristo

En enero de 2023 hemos vivido la celebración de los 50 años de tra- bajo de Cristo en esta iglesia. Las Bodas de Oro del templo parroquial proclaman el valor que nos da nuestro autor a todos y cada uno de nosotros. No tanto por el tiempo que nos ha dedicado cuanto por lo que Él ha trabajado en nosotros durante ese tiempo. ¡Somos una Obra Maestra de Cristo! Y del mismo modo que podríamos presumir de tener en casa un Goya , o un Velázquez, un Murillo o un Zurbarán, si fuésemos poseedores de alguna de sus pinturas, nuestra parroquia presume de tener “cientos de Jesucristos”. Porque tú y yo, todos los bautizados que participamos en esta parroquia, somos “Obras Maestras” de Jesucristo.

¡Más que pinturas suyas!

¿Eso significa que somos un museo? ¡En absoluto! Estas obras que somos NO están acabadas. Somos el taller de Cristo. Somos sus obras y… estamos “en obras”. Nos tiene que terminar de hacer. Y quiere ha- cernos “contando con los otros”. Somos receptores de su obra, pero participamos de su “buen hacer”. Somos instrumentos para terminar a los demás con el Amor de Cristo.

Ayuda y déjate ayudar. Elige querer “su querer”. Que Él nos termine de hacer. Corre al terreno de juego. Sal a la plaza. Da un paso al frente y salta al ruedo. Somos cristianos, somos hermanos, somos parroquia.